Saltar al contenido

Tarta de Queso

TARTA DE QUESO

Hay muchas formas de realizar la famosa Tarta de Queso, también conocida como Cheescake. Es esta receta vamos a enseñaros una de las tantas formas que hay de hacerla, aunque como comentamos, hay muchas maneras de hacerla. Esta es la variación de tarta de queso que no necesita horno. En otras secciones os explicaremos la forma de hacerla con horno, aunque generalmente esa manera se conoce mas bien como pastel de queso.

Ingredientes:

  • Dos paquetes de galletas tipo María.
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 400 gramos de nata líquida para montar (35% de materia grasa)
  • 100 gramos de azúcar blanca.
  • 2 sobres de cuajada tipo royal.
  • 500 gramos de queso de untar tipo Philadelphia.
  • Mermelada de fresa o frutas del bosque.

Elaboración Tarta de Queso:

  • Para la base de galletas, triturarlas con trituradora eléctrica o robot de cocina hasta dejarlas echas polvo.
  • Una vez picadas se mezclan con la mantequilla derretida hasta tener una masa mas o menos uniforme.
  • Echamos esa masa en el molde (se aconseja que sea desmontable para mayor comodidad en el momento de servir) y reservar en la nevera.

Para el relleno de la tarta de queso vamos a dividirlos en los siguientes pasos:

  • Calentamos la nata en un cazo a fuego lento. Vamos incorporando poco a poco la azúcar y removiendo con la nata (recomendable para este paso el uso de batidoras de varillas).
  • Mezclamos con el queso e incorporamos las cuajadas que habremos diluido previamente en un poco de leche tibia.
  • Remover todos los ingredientes hasta la completa disolución de la cuajada, el azúcar y el queso, llegando a crearse un líquido homogéneo. En el momento en el que la mezcla empieza a hervir, la apartamos inmediatamente para que no se queme. Es importante que la cuajada hierva para que posteriormente se cuaje la tarta.
  • Una vez conseguida la mezcla para la tarta de queso, la echamos en el molde que teníamos previamente preparado con la base de galletas.
  • Una vez hecho esto, dejar enfriar en la nevera, mínimo, unas 6 horas, aunque sería mucho mejor dejarlo una noche entera para que se cuaje bien y quede una perfecta textura.
  • Pasadas las horas de frío en la nevera, lo sacamos, desmoldamos y aplicamos la mermelada en la parte superior.


Subir