Saltar al contenido

Horno Eléctrico

horno electrico

Otro utensilio fundamental dentro de la repostería son los hornos. Hay muchos postres que necesitan de horneado, como por ejemplos los bizcochos, los cupcakes o las galletas. Por tanto, es muy importante elegir un buen horno eléctrico.

Hay, básicamente, dos tipos de hornos eléctricos: integrados en los muebles de nuestra cocina o pequeños/medianos hornos de sobremesa. Sea cual sea tu elección, podrás hacer sin problema cualquier postre que necesite horneado. Te recomendamos en cualquier caso que, sea cual sea tu elección, lo uses lo suficiente como para conocerlo. Es importante conocer la capacidad de horneado de nuestro aparato y los tiempos de cada postre, que de un horno a otro puede variar.

Selecciona tu Horno Eléctrico

Todos y cada uno de estos hornos eléctricos son perfectos para, o bien ponerlos sobre la encimera de tu cocina y acceder a ellos mas fácilmente, o bien integrarlos en los muebles. Estos últimos hornos suelen tener más capacidad y potencia que los de sobreencimera, pero también consumen más. Así que con un poco más de paciencia, puedes hacer perfectamente tus postres con un horno eléctrico pequeño de sobremesa.

Cualquier horno eléctrico que te mostramos tiene la opción de elegir cual es la zona aplicación de calor del horneado. Es importante que todos tengan esa opción, ya que hay algunos postres como los bizcochos, que han de hacerse aplicando calor desde abajo.

Los hornos integrados tienen diferentes tipos de limpieza: hidrolítica o aqualísis (un tipo de limpieza que aprovecha la capacidad de limpieza del vapor). Otros, sobre todo los de sobremesa, tienen una bandeja inferior que recoge todos los posibles restos que se puedan caer. Y los hornos eléctricos más avanzados con su novedoso sistema de limpieza pirolítica, que eleva tu horno a unas temperaturas muy altas, que deshacen y queman cualquier resto de suciedad.

Otros utensilios de repostería

Subir