Saltar al contenido

Cupcakes

Uno de los postres que más de moda están en estos tiempos son los cupcakes. Literalmente, el su nombre traducido es “tarta en taza”, por tanto podemos concluir que un cupcake es una pequeña tarta, una porción individual.

Partes y tipos de Cupcakes

Algo que tenemos que tener presente a la hora de hacer cupcakes es que, en realidad, son la mezcla de dos elaboraciones independientes que juntamos para crear una. Asé que en estas recetas os vamos a enseñar a hacer ambas para que luego las combinéis como queráis. Por un lado están las masas ( lo que sería el bizcocho o magdalenas) y por otro el frosting que colocamos sobre estas. Aquí podrás saber como hacer cada parte paso a paso.

¿Cómo hacer la crema o frosting para decorar un cupcake?

Uno de los elementos fundamentales que diferencian un cupcake de una magdalena o de un muffin es sin duda la crema, el glaseado o el frosting. Si bien es cierto que la base de un cupcake es muy similar a la de una magdalena, lo que realmente las diferencia es este glaseado dulce de textura cremosa que se puede elaborar con distintos ingredientes como mantequilla, azúcar, agua, leche, claras de huevo, queso crema o gelatina. Incluso se puede realizar con diferentes sabores: de chocolate, fresa, oreo, vainilla… Este frosting se aplica sobre la base de nuestros cupcakes, que también puede ser de diferentes sabores. Esta es la receta para hacer un sencillo frosting de mantequilla o buttercream, que por otro lado es el frosting base a partir del cual podemos hacer de diferentes sabores.

Así que teniendo en cuenta la importancia del frosting para, ya no solo hacer una cupcake, sino para decorarla, vamos a explicar dos elaboraciones fundamentales.

Frosting Buttercream

 glaseado de mantequilla

Como hemos comentado, este frosting o glaseado es el más importante y que nos sirve de base para hacerlo con distintos sabores o darle color con algún colorante alimenticio. Vamos a ver como se prepara:

Ingredientes

  • 250 gramos de mantequilla sin sal
  • 250 gramos de azúcar glass
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 2 cucharadas de leche

Elaboración

  • La mantequilla, antes de usarla, vamos a sacarla del frigorífico para conseguir tenerla a temperatura ambiente y así poder cortarla y batirla mejor.
  • La echamos, junto con la leche, en un recipiente de batidor de paredes altas (para que no se salgan los ingredientes al batir) y la batimos durante un minuto a lenta velocidad hasta que consiga tener textura cremosa.
  • Una vez consigamos esa textura iremos añadiendo el azúcar glass y la esencia de vainilla. Batimos durante cinco minutos a velocidad alta.
  • Una vez todos los ingredientes estén bien integrados y mezclados, echaremos en una manga pastelera y decorar las bases al gusto.

Fondant

Otro modo de decorar nuestras cupcakes es hacer una deliciosa fondant. Una fondant es una pasta de azúcar muy elástica y maleable que se suele usar para decorar tartas y cupcakes. Teniendo en cuenta su textura, similar a la de la plastilina, se pueden hacer multitud de figuras con las que decorar. Hay que tener en cuenta que el fondant lo podemos encontrar ya preparado o hacerlos nosotros mismos. Para hacerlo necesitaremos lo siguiente:

nubes de azúcar

Ingredientes

  • Mantequilla. Con un poco bastará.
  • Una bolsa de nubes blancas de azúcar.
  • Azúcar glass.
  • Una cucharada de agua.

Elaboración

  • Lo primero que tenemos que hacer es fundir las nubes de azúcar. Cogeremos la bolsa y la colocaremos en un bol para microondas previamente untado con un poco de mantequilla para que al fundirse las nubes, no se peguen. No más de tres minutos y al loro que no se quemen.
  • Cuando este fundido del todo y sin haberse quemado, saca el bol del microondas y mueve la masa con una cuchara para que se acaben de deshacer. Si quisieras darle color a tu fondant, este es el momento. Mucho mejor con colorante alimenticio en gel, para que no haga la masa más líquida de como debe quedar.
  • Ahora es el momento de amasar a mano añadiendo azúcar glass, lo que nos permitirá que no se nos pegue la masa a las manos. Así que si te pones un poco de azúcar en las manos, mucho mejor. Tenemos que conseguir que la azúcar y la masa se mezclen del todo, hasta el punto que la masa ya no sea pegajosa.
  • Una vez hayamos llegado a ese punto, vamos a cubrir nuestra bola de fondant con un papel film que habremos untado previamente con mantequilla para que no se pegue a nuestra bola.
  • Es el momento de meter nuestra masa recubierta en papel film en el frigorífico todo un día. Si al sacarla ves que esta muy dura, métela un instante en el microondas y así volverá a estar maleable.
  • Ya tenemos una masa lista para poder hacer las formas que queramos (o sepamos, jeje) y poder decorar nuestra cupcake.

Estas dos elaboraciones, el frosting y el foundant, son las más importantes para la decoración de una cupcake. Podemos hacer variaciones de ellas y poder aplicarlas a nuestras bases de bizcocho.

Del mismo modo que hay variaciones de frosting y de foundant, también lo hay de bases. Podemos hacerlas de chocolate , de zanahoria,

Herramientas importantes para Cupcakes.

La elaboración de cupcakes es en realidad la elaboración de una base de bizcocho como una magdalenta y un frosting o glaseado que se coloca encima, que se puede ser de distinto sabores y que se decora de muchas maneras. Teniendo en cuenta esto y para que nuestras cupcakes salgan perfectas, vamos a necesitar una serie de utensilios que nos serán de gran utilidad para hacerlas.

Herramientas para el Frosting y la Masa

Para estas elaboraciónes es importante disponer de algún amasador/batidor que tenga varias varillas y la posibilidad de poderlo poner a varias velocidades. Es importante para conseguir un buen resultado esa variación de velocidades, ya que gracias a esa combinación de intensidades conseguiremos la textura perfecta de nuestro frosting y poderlo aplicar correctamente a nuestra base del cupcake.

También es una herramienta muy importante a la hora de hacer nuestra base de bizcocho para cupcake. En este paso vamos a necesitar amasar mucho para conseguir una base perfecta sobre la que colocar nuestro frosting.

La varilla de nuestra amasadora perfecta para para hacer un buen frosting serian estas:

varas para batir masas

Y para amasar de forma adecuada todos los ingredientes para la base de bizcocho de nuestros cupcakes, serian estas:

varilla para amasar cupcakes triangular

Otro elemento muy importante para nuestros cupcakes son los moldes. Hay que tener en cuenta que los necesitamos para darles forma a nuestra base de bizcocho. Hay de papel y de silicona, ambos nos darán buenos resultados, pero hay que ser especialmente cautos de comprarlos de calidad sobre todo cuando nos decantemos por los de papel. Los de silicona evidentemente son reutilizables y si compras una buena cantidad de ellos te olvidaras de estar comprando de papel. Aquí te dejamos un par de ejemplos de moldes:

Otro elemento muy muy importante para los cupcakes son las particulares bandejas que se necesitan para el horneado de la base de bizcocho. Son pequeñas/medianas bandejas con agujeros donde colocar nuestros moldes, echar nuestra masa cuando la tengamos lista e introducir al horno. Como decimos, hay de distintos tamaños, pero en cualquier caso, este utensilio es fundamental y muy cómodo para elaborar cupacakes.

Teniendo en cuenta que la decoración de un cupcake es muy importante, la herramienta con la que aplicaremos el frosting sobre la base es fundamental. La más importante sin duda es la manga pastelera. Teniendo en cuenta la variedad de mangas que puedes usar, elegir una buena manga pastelera que te ayude a hacerlo con facilidad y comodidad, así como la opción de elegir entre distintas boquillas, es fundamental. Se puede usar la clásica manga pastelera, o pasteleras tipo pistola.

Estos son las herramientas más importantes con las que vamos a tener que lidiar para poder hacer más cómodamente un cupcake. Hay que tener en cuenta que uno de los aspectos más importantes de una cupcake es tanto la textura y el punto del frosting, como de la base de bizcocho y lo esponjosa que la consigamos hacer. Las amasadoras consiguen ese punto muy fácilmente por su variedad de varillas, (como las que hemos visto anteriormente) como por su capacidad de amasar en envolvente. Esa técnica de amasado junto con la opción de variar la velocidad a la que la amasadora trabaja, es fundamental para nuestro objetivo. Además, si adquirimos una la tendremos para otro montón de recetas que exigen lo mismo y que sin una buena máquina seria muy costo, largo e incluso complicado de hacer.

¿Por qué se llaman “cupcake”?

La verdad es que el motivo principal por el que tienen ese nombre es bastante sencillo. Es la combinación de dos palabras que de manera literal significa “pastel en copa”. Y es que en realidad lo es. Un cupcake es una pequeña tarta sobre una base de bizcocho que se asemeja en su aspecto a una magdalena, pero con un glaseado superior como podría llevar cualquier tarta o pastel.

¿En que se diferencian cupcakes y muffins?

Si bien pueden parecer algo parecido, en realidad no lo son. Estos dos postres tienen una serie de diferencias que hacen que se puedan parecerse, pero no son lo mismo. Estas son algunas de sus diferencias:

  • La masa del cupcake es más esponjosa y liviana que la del muffin, ya que esta es batida mucho más tiempo y con mayor intensidad que la del muffin, que es algo más pesado pese a tener los mismos ingredientes debido a que es batido menos tiempo y con menos brío.
  • Los Cupcakes son totalmente dulces, ya que se elaboran con mayor cantidad de azúcar que el muffin. De hecho, este último puede ser dulce o incluso salado.
  • La condición del cupcake de ser una elaboración dulce hace que pueda catalogarse como postre y por tanto como un alimento de consumo esporádico. En cambio los muffins, pueden ser salados y hechos con ingredientes saludables como la avena, la harina integral, frutos secos y otros libres de gluten o lactosa.
  • Los cupcakes tienen una cobertura muy variada, generalmente de frosting o glaseado de distintos colores y sabores, mientras que los muffins no tienen. Esto hace que unos sean bastante más llamativos que los otros, ya que los glaseados pueden ser de distintos colores y muy decorados, mientras que las muffins tienen esos colores marrones o amarillentos que los hacen menos atractivos visualmente.
  • Otra diferencia visual menos evidente pero diferencia al fin y al cabo, es que los cupcakes acaban con la forma con la que decoremos nuestro frosting, generalmente en punta. En cambio, los muffins acaban con esa forma de hongo tan característica.

Como hacer Cupcakes sin gluten

Para los celíacos también se pueden hacer cupcakes, claro que si. En este caso, la parte que más cuidado hay que tener a la hora de seleccionar los ingredientes, es la base. Para poder hacerlas con un bajo nivel de gluten, vamos a seleccionar una serie de ingredientes que sean apto para el consumo de celíacos. Los ingredientes que tenemos que seleccionar sin gluten, son:

  • La harina de trigo la sustituiremos por harina de arroz, que no tiene gluten y la puede sustituir en la preparación perfectamente.
  • Otro ingrediente con el que podemos bajar la cantidad de gluten de nuestras cupcakes es la mantequilla. Si bien es cierto que nosotros recomendamos que se haga con mantequilla sin sal, también las hay sin gluten y podemos echar mano de ellas.
  • En el caso de que alguna de las dos elaboraciones que tiene el cupcake tenga chocolate (o bien la masa o bien el frosting) podemos usar chocolate sin gluten.
chocolate sin gluten para fundir

El uso de todos estos ingredientes en nuestra receta, bajará drásticamente la cantidad de gluten de nuestros cupcakes, hasta el punto de que apenas haya esta proteína que tantas molestias causa a los que padecen de celiaquía.

Cupcakes sin lácteos

Los cupcakes, sobre todo su cobertura, puede contener una gran cantidad de lácteos teniendo en cuenta los ingredientes que se usan para hacerlo. Para la elaboración del buttercream usaremos, nada mas y nada menos, que mantequilla y leche. No digamos ya del frosting de queso… Así que prácticamente cualquier cobertura de cupcakes cuenta con lácteos y debemos de bajar la cantidad de estos para los intolerantes a la lactosa.

  • Lo primero y más evidente que podemos hacer es usar leche sin lactosa. Con esto bajaremos muy mucho los nieves de lactosa de nuestro frosting, ya sea buttercream, de queso, con nutella, de chocolate…
leche sin lactosa
  • Otra opción igual de fundamental es usar mantequilla sin lactosa. En todos los frosting que vayamos a hacer, vamos a necesitar mantequilla, así que mucho mejor usarla sin lactosa.
matequilla sin lactosa
  • El queso philadelphia también es necesario para hacer un sabroso frosting de queso o cheescream. Si bien es cierto que es menos calórico y menos dulce que el buttercream o el de chocolate, también cuenta con mayor cantidad de lácteos. Así que la alternativa es evidente: queso tipo philadelphia sin lactosa.
queso philadelphia sin lactosa

¿Por qué los cupcakes no suben al hornear?

Esta situación, que puede llegar a ser bastante desesperante, puede darse con relativa facilidad si no se toman ciertas precauciones o si no se tienen en cuenta varias cosas a la hora de hornear. Hay que recordar que la base de nuestro cupcake es en realidad un bizcocho, una magdalena, y que por tanto esta parte del cupcake debe de ser horneada como tal. Por tanto, y para evitar que se nos baje, habría que seguir estos consejos:

  • Es importante conocer tu horno. Saber los tiempos que necesita de precalentamiento, si unas zonas calientan más que otras…Controlar tu herramienta de horneado es importante a la hora de controlar el tiempo.
  • Si el cupcake no sube, puede ser porque la temperatura del horno es demasiado baja. Cuando sucede esto, se hornean por lo laterales y el centro se queda sin hacer, y por tanto más crudo. Para saber cuando están listos, se puede introducir un palillo en uno de ellos. Si sale limpio, ya están hechos.
  • No es conveniente abrir la puerta de nuestro horno hasta que hayan pasado, mínimo, 20 minutos. Eso teniendo en cuenta que hayamos precalentado nuestro horno a 180 grados durante 10 minutos. A partir de ese momento podemos abrir la puerta e ir comprobando si están listos con la técnica de introducir un palillo.
  • Si el tener la temperatura del horno demasiado baja es malo para hornear nuestros cupcakes, igual de contraproducente es tenerlo a demasiada temperatura. En este caso, los cupcakes crecen de golpe y se quedan con forma puntiaguda, pero con el peligro de que se te quemen creyendo que el horno esta a una temperatura menor. Lo normal es que, una vez los saques del horno, los cupcakes bajen un poco, pero lo suyo es no sacarlos quedamos por un exceso de temperatura, evidentemente.

Cupcakes que brillan en la oscuridad

Increíble pero cierto. Si, se pueden hacer cupcakes que brillen en la oscuridad. En realidad lo que brilla es su frosting y si son enfocados con luz ultravioleta, pero se pueden hacer perfectamente. Y te preguntarás, ¿cuál es el truco para que brillen? Pues muy facíl: agua tónica con quinina.

Te explico: lo principal es hacer un cupcake como tu quieras y con cualquier glaseado que prefieras: crema buttercream, frosting de queso, de chocolate o un foundant… cualquiera. Una vez que tengamos nuestra cupcake lista, la vamos a meter media hora en el congelador para que nuestra masa coja consistencia para el siguiente paso.

Para el siguiente paso necesitaremos:

  • Un sobre de gelatina del sabor que queramos: limón, fresa, naranja…
  • Una taza de agua hirviendo, aproximadamente unos 250ml de agua.
  • Una taza de agua tónica con quinina muy fria. Otros 250 ml.

Ahora haremos lo siguiente:

  • Vamos a poner el agua a hervir en una cacerola pequeña.
  • Cuando haya hervido, vamos a echar un sobre de gelatina y vamos a mezclar un par de minutos. Hasta ahora, estamos elaborando la gelatina como se haría normalmente.
  • En condiciones normales ahora sería el momento de echar el agua fría, pero vamos a sustituirla por el agua tónica. Así que es el momento de verter la tónica en la mezcla de agua hirviendo y gelatina.
  • Deja que la gelatina con tónica se repose a temperatura ambiente durante, aproximadamente, 15 minutos. Estamos buscando que se enfríe, pero no se que cuaje, así que ve agitando la cacerola cada poco. Si se cuaja la gelatina, habrá que empezar de nuevo.
  • Una vez fría la gelatina, es el momento de ir sacando los cupcakes del congelador que tendrán su frosting duro del tiempo que han estado al frío. Una vez hayas comprobado que están duros, sujétalos de la base y hunde su glaseado en la mezcla de gelatina y de nuevo al frigorífico durante 5 minutos. Cada vez que hundas un cupcake, remueve la gelatina.
  • Sin dejar de remover cada poco la mezcla de gelatina para que no se cuaje y después de que hayan pasado los 5 minutos, vuelve a repetir la operación: vuelve a hundir todos los cupcakes de nuevo en la gelatina.
  • Este paso de frío, baño de gelatina y frío, tenemos que repetirlo al menos cuatro veces. Si conseguimos hacerlo 6 veces, pues más brillaran en la oscuridad.
  • Una vez hayas realizado la operación de 4 a 6 veces, déjalos en el congelador para que se endurezca de nuevo el frosting mezclado con la capa de gelatina. Una hora antes de servirlos, sácalos del congelador y déjalos en el refrigerador.

Cuando vayas a servirlos, apaga todas las luces e ilumina con alguna linterna de luz ultravioleta, veras como brillan en la oscuridad. Este truco es perfecto hacer en Halloween y sorprender a los niños.

Puedes hacerlo con una linterna de luz ultravioleta.

Cupcakes de cumpleaños

Si lo que quieres es ser original a la hora de realizar una tarta de cumpleaños, no está demás recordarte que los cupcakes en realidad son pequeñas tartas, porciones individuales. Así que las puedes usar perfectamente como postre especial para una ocasión como es un cumpleaños.

Como en esa foto, podemos preparar nuestros cupcakes y colocar sobre ellos las velas que sean necesarias, o bien velas en forma de número si son muchos años los que se celebran. La cuestión es lo original que puede ser usar esta elaboración como postre especial para ese momento.

Otra opción muy bonita es escribir sobre nuestro frosting cualquier mensaje: “Feliz Cumpleaños” o “Felicidades”. Para ello podemos usar cualquier tipo de sirope, otro tipo de frosting de otro color o directamente sobre nuestro bizcocho, echar el glaseado con la letra que queramos, y al juntar varias cupcakes, que se lea el mensaje.

Historia de las Cupcakes

Puede parecer un postre muy actual, pero en realidad este postre tiene ya más de 200 años. La primera receta de la que se tiene noticia data del año 1769, corresponde su autoría a Amelia Simmons y fue publicada en su libro de cocina “American Cookery”. En esa receta recibían el nombre de “Tartaleta cocinada en pequeñas tazas”, ya que por aquel entonces no había moldes y se hacían en pequeñas tazas o copas de barro.

libro de recetas de cupcakes antiguo
American Cookery

Varias décadas después, se acuña el término de Cupcake en el libro de recetas de la señora Eliza Leslie: “Seventy-five Recipes for Pastry, Cakes adn Sweetmeats”.

Así pues, a comienzos del siglo XXI, es cuando surge el auténtico boom de este tipo de pasteles, hasta el punto de tener sus propios libros con recetas e ideas para hacerlos, o incluso tiendas especializadas en la venta y creación de cupcakes.

Información nutricional

Es complicado dar con exactitud la información nutricional de un cupcake teniendo en cuenta la variedad que hay de glaseados y masas. No tiene la misma cantidad calórica un glaseado de queso que un buttercream, de la misma manera que una masa normal de cupcake tiene menos calorías que una masa de chocolate.

informacion nutricional cupcake
Energía227Kcal
Grasas10.92 gr
Saturadas2.1 gr
Poliinsaturadas4.9 gr
Monoinsaturadas3.3 gr
Carbohidratos29.77 gr
Azúcar14.6 gr
Fibra0.8 gr
Proteína3.03 gr
Sodio201 mg
Colesterol31 mg
Potasio66 mg

Como siempre decimos en esta web, este tipo de platos son postres y son para ser ingeridos de manera esporádica para lleva una buena salud y mantener la línea.

Subir